Sunday, February 7, 2010

La mujer de mi vida

Antes que nada, para todos aquellos que creen que hablaré sobre la publicación homónima al título (o sea vos, Diego S.), están equivocados... eso sí, la revi es recomendable...

Ahora bien...

Últimamente he tenido tiempo de reflexionar, a pesar que reniego de eso y suelo poner mi mente en blanco, con el correr de las horas diurnas y la inspiración que me brindan el pasar de un puñado de agradables señoritas capitalinas, me ha surgido una pregunta....

¿QUIÉN ES, FUE O SERÁ LA MUJER DE MI VIDA?

Alto, no me estoy poniendo romántico. Ni siquiera quiero averiguarlo. Creo que no estoy ni cerca de desear tener una mujer en mi vida (al menos no por ahora).
Sólo es una pregunta retórica que me ha llevado al siguiente razonamiento. (En caso de ser mujer, reformule estas preguntas con el género cambiado, jiji)
¿Con cuántas mujeres podré estar durante mi vida? ¿A cuántas más conoceré? ¿Con cuántas me cruzaré durante mis 80, 90 o 100 años de vida?
Alguna de ellas, quizá, si el destino así lo quiere, será LA mujer de mi vida. Aquella persona que me quite el aliento, que me acompañe, que me quiera, que me ame y que se preocupe por mi y por quien yo daría lo mismo e incluso más.
¿Pero cómo estar seguro de ello? La elección de LA mujer de mi vida se basará en apenas un puñado de la incontable cantidad de mujeres con la que comparto existencia en esta tierra.

Entonces, la persona que, hipotéticamente esté a mi lado, ¿es LA mujer de mi vida? ¿Habré elegido correctamente? ¿Y si hay alguien mejor, alguien a quien, por las más naturales circunstancias jamás conoceré?

Mi mamá una vez me dijo, ¿cómo sabés que la amás? ¿Amaste a alguien más?

Creo que debería escribir una conclusión a esto.... pero por ahora lo dejaré abierto... si alguien tiene algo que me abra los ojos, se lo agradeceré.

4 comments:

Elias said...

Yo soy de la opinion que la mujer de tu vida es aquella que elijas como tal, no importa que todo vaya mal y termine peor, si elegiste que esa era asi es. Claro que despues con el tiempo podes volver a elegir.
Es algo como elegir al mejor amigo, la comida preferida, el mejor dia del año o el disco que marco tu vida para siempre.
Es solo una cuestion de eleccion, la magia viene despues.

fuckin' sick said...

Ante los cambios globales, yo creo que las relaciones humanas no son la excepción, la comunicación nos ha dado a conocer otros aspectos de nosotros mismos, y creo que las relaciones ya no son lo que solían ser... bien dijo tu madre en su plantéo, el hecho de conocer nuevas personas, de fascinarnos con la sabiduría, con lo físico, con el sexo, todo nos motiva, todo mueve algo dentro de nosotros, podes estar barbaro con una persona y de repente alguien aparece y es como si nada mas importara, todo cambia de rumbo.
No se si es posible amar solo a una para toda la vida, en el tiempo que corre, la mujer de nuestra vida puede ser una o muchas, ¿el punto?
Disfrutar sin mirar el paso del tiempo, proyectar para uno mismo y saborear la victoria solo en el momento, como bien dijo O. Wilde, la mujer es un ser para amar y no para comprender.

Vicky* said...

Es muy "La insportable levedad del ser" de Kundera este post. Muy. Me gustó, te sigo y paso mail vickyone1984@gmail.com para mandarte invitación a mi blog. Te leo. Saludos

Luispower said...

Vicky: Muchas gracias por tu comentario. Miré un poco tu blog y la verdad, que viniendo de vos, es un gran halago... Nuevamente muchas gracias, sólo trato de ejercitar un poco la redacción... nada grave... jejeje!